Cómo recuperar la fianza del alquiler si el arrendador se niega a devolverla – Abada / actualidad

La estipulación del contrato de arrendamiento conlleva la obligación de entregar al arrendador la correspondiente fianza equivalente a una mensualidad de renta. La finalidad principal es asegurar que el arrendatario cumpla con las obligaciones de pago que asumió al formalizarse el alquiler y que entregará la vivienda en el mismo estado en que entró a vivir.

La garantía está regulada en el art. Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos. En esta norma se hacen varias referencias a ella para definir qué es y cuál es su función.

El artículo 36.1 indica cómo Es obligatorio aportar una fianza en efectivo por un importe equivalente a un mes de alquiler por el alquiler de la vivienda y dos por el alquiler para uso distinto de la vivienda. como locales comerciales u oficinas. Si bien existe la posibilidad de pactar una cantidad mayor, este complemento no se considera como un pago inicial, sino que debe incluirse en el contrato bajo otro concepto. En particular, bajo el concepto de ‘garantía adicional’, que no puede exceder de una cantidad igual a dos meses de alquiler.

¿Cuándo puede el inquilino recuperar la fianza?

El arrendatario tiene derecho a recuperar la fianza una vez vencido el contrato de arrendamiento y siempre que se encuentre al corriente en el pago de la renta, así como otras cantidades como gastos de condominio o suministros. Asimismo, deberá devolver el apartamento tal y como se encontró al entrar. En caso contrario, el arrendador puede retener la fianza para reparar los daños causados ​​o pagar las deudas pendientes.

“Si el arrendatario ha cumplido con todas sus obligaciones, podrá recuperar la totalidad del importe de la fianza, circunstancia que deberá quedar debidamente documentada al formalizar la resolución del contrato. El arrendador, después de haber comprobado las cuentas y el estado del apartamento, debe devolver la fianza al arrendatario cuando éste devuelva la posesión del inmueble. No obstante, la ley de alquileres da al arrendador un plazo máximo de un mes, desde que el arrendatario entrega las llaves, para devolver la fianza”, señala. salvador salcedosocio de la empresa ático legal.

Qué pasa si no se paga la última renta para que el arrendador la cobre en la fianza

En algunos casos, el inquilino puede temer que el propietario se niegue a devolver el depósito de seguridad. En este caso, a veces el propio inquilino decide no pagar el último mes de alquiler y el propietario cobra la fianza. Salcedo señala que no es una práctica muy ortodoxa y que suele estar expresamente prohibida en muchos contratos, pero que es utilizada más de lo esperado por algunos inquilinos.

En cualquier caso, salvo que el contrato de rescisión firmado por las partes ratifique que todo está en orden, el arrendador no perderá la oportunidad de hacer valer las deudas e indemnizar judicialmente al arrendatario por los daños y perjuicios. Además, podrá exigir al arrendatario el pago de la renta y demás cantidades que se devenguen tras la finalización del contrato y hasta que recupere la posesión del inmueble, tal y como indica el socio de Ático Jurídico.

Cómo solicitar la devolución de la fianza al propietario

Transcurrido un mes desde la terminación del contrato de arrendamiento, el arrendatario podrá solicitar al arrendador el importe de la fianza, siempre que en el documento de rescisión del contrato de arrendamiento se indique que el arrendatario ha entregado el inmueble en perfecto estado y en cumplimiento de los pagos. . O que el inquilino tenga las pruebas adecuadas para probar estos dos extremos.

Salcedo recomienda que la solicitud de depósito se haga de manera formal y a través de un burofax. Si el arrendatario no recibe respuesta o ésta no es satisfactoria, puede continuar la denuncia por la vía judicial. En juicio, es posible exigir la devolución del importe del depósito o del saldo resultante después de haber pagado las deudas y daños existentes, además de los intereses legales correspondientes. La solicitud deberá formalizarse ante el Juzgado correspondiente al domicilio del inmueble. Y puede ser presentado directamente por el arrendatario si la cantidad a reclamar no supera los 2.000 euros. Aunque siempre es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado.

Deja un comentario