En España hay 120.000 viviendas ocupadas, a razón de 9 al día

Según la Organización Española de Afectados por la Okupa, 120.000 hogares españoles se ven afectados por este problema.

Los sistemas de seguridad para el hogar disuaden a los delincuentes de ingresar a una casa y pueden ayudar a que el proceso legal pase de la ocupación ilegal al robo, acelerando el tiempo para salir de la casa.

La okupación sigue siendo un problema real al que nos tenemos que enfrentar en el panorama español. Específicamente, el Organización nacional de personas afectadas por la ocupación ilegal dice que, en octubre de 2021, unas 120.000 viviendas estaban habitadas por ocupantes ilegales. Tanto es así que, según la Fiscalía del Estado, en nuestro país se producen 9 usurpaciones de vivienda al día. Especialmente las viviendas ubicadas en zonas rurales, que actúan como segunda residencia o se encuentran vacías, así como las viviendas ubicadas en zonas de descanso.

Según datos del INE de 2021las comunidades autónomas más afectadas por este tipo de delitos son Andalucía, con 736 usurpaciones de domicilio, la Comunidad de Madrid, con 624 casos, y la Comunidad Valenciana, con un total de 519. Estos delitos no se han reducido por la pandemia o la movilidad restricciones, llegando incluso a un aumento del 1,58% respecto a 2019.

“Tener un sistema profesional de seguridad para el hogar puede ayudar a evitar este problema, incluso solucionarlo en menos tiempo. Uno de los principales inconvenientes de la okupación es que los procesos judiciales de desahucio tardan meses o incluso años en España”, explica Ignacio Aller, CCO de Movistar Prosegur Alarmas.

Las alarmas de hogar son un claro elemento disuasorio tanto para okupas como para ladrones en segundas residencias, gracias a detectores que se activan en caso de intrusión, placas disuasorias que avisan de la presencia de una alarma y un eficaz sistema de comunicación que permite el contacto directo y efectivo con el Centro Receptor de Alarmas (CRA). “Este aviso oportuno de ocupación ilegal significa que la policía puede ir a la casa de inmediato y, en ese momento, el delito se considera allanamiento (dentro de las 48 horas de haber ingresado a la casa)”, dice el experto. Este protocolo establece que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pueden proceder sin autorización judicial a desalojar el inmueble, identificar a los invasores y, en su caso, detenerlos.

Sin embargo, si el invasor permanece más de 48 horas en el inmueble, se considera una usurpación del alojamiento u ocupación. En este caso, la policía no puede desalojar una propiedad sin autorización judicial. En estos casos, el dueño del inmueble es quien debe acreditar la propiedad y comprobar la ausencia de un título legal que legitime la presencia de los abusadores, lo que llevaría mucho tiempo.

Por ello, y para frenar una posible okupación, Movistar Prosegur Alarmas, la UTE creada por Telefónica y Prosegur para liderar el desarrollo y crecimiento del sector de alarmas en España, recomienda instalar un sistema de seguridad conectado a la CRA. Gracias a esta tecnología, el usuario tiene la seguridad de que hay personas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, que supervisan la seguridad de su hogar y que, en caso de intrusión, avisan inmediatamente a la policía denunciando un delito de robo.

“En Movistar Prosegur Alarmas queremos apostar por la prevención y la adecuada reacción ante este tipo de delitos, con una oferta capaz de ofrecer a nuestros clientes la total seguridad de que su hogar estará protegido las 24 horas del día los 365 días del año. . Un buen sistema de alarmas puede disuadir a los posibles maltratadores de las viviendas y, gracias a la rapidez de respuesta de nuestra CRA (menos de 29 segundos), alertar inmediatamente a la policía en caso de que entres en la vivienda”, afirma Ignacio Aller, CCO de Movistar Prosegur Alarmas.

Asimismo, “simular que la vivienda está habitada o tener rejas y puertas de seguridad son algunos de los métodos que utilizan los usuarios para evitar la okupación. Y, en este sentido, las alarmas han demostrado ser una de las medidas más eficaces para prevenir este tipo de delitos”, concluye Aller.

Deja un comentario