La inteligencia artificial no les quitará el trabajo a los abogados, los hará más eficientes

El sector legal se enfrenta a un tsunami tecnológico: la Inteligencia Artificial es la respuesta para afrontar los retos de este inevitable cambio de época.

Según Miquel Montero, CEO y fundador de Atomian, “La inteligencia artificial es el presente y el futuro de los abogados, procuradoras y juristas. Una organización joven debe ver que la tecnología es una oportunidad, no una amenaza, para el sector legal”.

La plataforma digital para la localización de abogados especializados, UNAES, colaboró ​​con Atomian en un webinar sobre el rol de la Inteligencia Artificial en el sector legal.

Cada vez son más las empresas que van rezagadas ante la transformación digital que vive el mundo. Muchos profesionales se encuentran, a diario, con todo tipo de obstáculos derivados de falta de conocimiento tecnológico y LegalTech. ¿La razón? La llegada e implantación de herramientas basadas en Inteligencia Artificial que ha supuesto un cambio de paradigma en un sector tradicional como es el jurídico español.

“Hoy la Inteligencia Artificial no solo persigue la cognición y se empareja con el cerebro humano, sino que va más allá, intentando crear nuevos algoritmos para llevar a cabo procesos que hasta ahora no se podían hacer” dice Miquel Montero, CEO y fundador de Atomian, una empresa de inteligencia artificial se ha enfocado en aplicar su tecnología para agilizar los procesos legales. Respecto a la aplicación concreta de esta tecnología en el sector legal, Montero destaca que “la IA debe ofrecer resultados muy precisos para ser considerada exitosa, ya que el abogado basa su profesión en el pragmatismo”.

Por su parte, de UNAES (Unión de Abogados Especializados), Sandro García revela que “uno de los principales obstáculos que se encuentra en el sector jurídico a la hora de integrar herramientas tecnológicas en las propias estructuras es el estrés que genera, motivado por la falta de tiempo y/o conocimientos sobre el tema”.

Con ello, García y Montero han puesto sobre la mesa los problemas reales a los que se enfrentan cada día los actores del sector legal en materia de digitalización. Para el director general de Atomian, “el estrés derivado de los cambios tecnológicos es normal y deseable, porque protege de posibles caminos falsos de evolución”. Sin embargo, el experto advierte que «toda la presión de los medios sobre la IA y los robots que aconsejan a los clientes que demanden es una exageración». En este sentido, el sector legal necesita un producto “muy arraigado y con excelencia operativa, sin olvidar que la gente quiere tratar con la gente”, aclara.

“La inteligencia artificial no les quitará el trabajo a los abogados, los hará más efectivos, con un trabajo más interesante y menos administrativo, ya que gran parte de este tipo de actividades estarán automatizadas. Este es un cambio organizacional que ya está en camino”, dice Montero.

Un escenario intergeneracional

Uno de los grandes retos a los que se enfrentan los despachos de abogados y otras empresas del sector legal es prepararse para el proceso de adaptación al nuevo entorno digital, no solo para poder trabajar en él, sino para aprovechar al máximo todas sus posibilidades.

Para Montero, “la inteligencia artificial es el presente y el futuro de los abogados, abogadas y juristas. Una organización joven debe ver que la tecnología es una oportunidad y no una amenaza para el sector legal”. De esta forma, las herramientas tendrán que adaptarse naturalmente a la forma de trabajar de los abogados: “Actualmente el abogado se enfrenta a tanta tecnología que es difícil saber qué camino elegir, y los errores pueden acarrear costes muy elevados”. .

La tecnología, por tanto, no debe verse como un «purgatorio», según Montero, ya que «nos da la oportunidad de hacer las cosas de otra manera para ganar cuota de mercado».

Deja un comentario